Este artículo va a ser corto, y de alguna manera es un texto previo al artículo que hice hace poco sobre la ley seca en Estados Unidos. El problema con el alcohol ya venía de muy atrás, y de hecho en la época colonial americana hubo un problema de alcoholismo bastante grande. Hay que recordar que la mayoría de colonos que llegaban a la América llegaban de Inglaterra. Los ingleses ya tenían una larga tradición de beber alcohol, y no por la razón que puedes pensar.

La lucha contra el abuso del alcohol ya se manifestó en las colonias que se establecieron desde el siglo 15 al siglo 18. Lo que no sabe mucha gente es que fue una época donde los americanos bebieron más alcohol que cualquier otra época. ¿Cómo puede ser esto? La tradición inglesa de beber alcohol por temas de salud, estuvo muy integrada en las nuevas colonias americanas. Era una época donde el alcohol también se consideraba una bebida con propiedades medicinales.

El alcoholismo en la América colonial

Durante buena parte de la colonización de los Estados Unidos por parte de Inglaterra, beber alcohol todos los días era normal. Era muy habitual que los colonos desayunaran con sidra o cerveza. Los niños también bebían alcohol en menores cantidades, y había un motivo para ello. La explicación hay que buscarla en Inglaterra, de donde procedían la gran mayoría de colonos.

Hace varios siglos, las canalizaciones de agua en Europa no eran como las de ahora. Las aguas solían estar muy contaminadas y solías provocar problemas de salud si no se tomaban precauciones. Por esta razón, mucha gente sustituía alcohol por agua para evitar ponerse enfermos. Aunque el alcohol se fabricaba con agua, muchas de las bacterias y gérmenes morían y evitaba algunas graves enfermedades como el Cólera.

La costumbre de sustituir el alcohol por agua se convirtió en una tradición y la mayoría de la gente lo hacía. No solo lo hacían para evitar beber agua, sino también con fines medicinales. Por ejemplo, el whiskey se usaba para aliviar los síntomas de la laringitis y los cólicos. También se usaba para aliviar los dolores de las mujeres embarazadas. Incluso se pensaba que el coñac caliente podía “curar” el Cólera.

Como puedes imaginar, el alcohol no curaba nada pero al tener propiedades sedantes hacía que los enfermos se sintieron algo mejor. El problema es que este uso del alcohol como si fuera agua y como medicamento, creo muchas adicciones. De hecho, el creciente alcoholismo que había en Inglaterra se extendió a América.

Los primeros toques de atención por beber tanto

beber-alcohol-en-America

En la América colonial el alcohol era algo que se bebía con naturalidad, y lo hacía casi todo el mundo. Sin embargo, en la nueva América ya no había un problema de agua contaminada, ya que había muchos recursos para conseguir agua limpia. Muchos de los considerados padres de la colonización bebían sidra, cerveza o vino durante todo el día.

Sin embargo, llegó un momento en que la forma de beber se convirtió en un problema en varias de las colonias. Una de las ciudades más importantes durante la colonización fue Jamestown, y su gobernador era Francis Wyatt. Algunas colonias comenzaron a escribir a Francis Wyatt quejándose de que los hábitos de beber en estas colonias. Por lo visto los efectos del alcohol estaban dañando a las colonias, dado el comportamiento errático de muchos miembros.

La mayoría de las quejas cayeron en oídos sordos, ya que la tradición de beber alcohol era muy fuerte. Sin embargo, el consumo de cerveza, sidra, vino y algunas bebidas más fuertes como el whiskey y el ron, estaban ocasionando problemas que no se podían ocultar. Las tabernas eran muy populares y no faltaban en ningún pueblo de  la nueva América.

Uno de los fundadores de las colonias americanas llamado John Adams, llegó a decir que si sus ancestros en Europa bebían tanto como los nuevos colonos, no era de extrañar que hubiera tantos casos de posesiones diabólicas. Era una forma de decir que el abuso del alcohol era el que realmente provocaba estos comportamientos de “posesión”. El alcohol siguió siendo un producto imprescindible en la Nueva América, con la excusa de que era medicinal.

Muchos grupos se crearon en contra del alcohol y de sus efectos tan devastadores en algunas personas. No es de extrañar que estos grupos o ligas antialcohólicas siguiera existiendo durante todo el siglo 19 y principios del siglo XX. Quizá la ley seca fue algo que ya venía inspirada de mucho antes.