Una de las muchas preguntas que se hacen las personas que están dejando el alcohol es si se puede beber cerveza sin alcohol. Lo cierto es que es un debate donde hay diferentes opiniones. De hecho, hay gente que siempre te dirá que no es aconsejable y otra que te dirá que no hay problema. Por un lado no debería haber problema ya que la cerveza sin alcohol no provocará una borrachera o una necesidad de seguir bebiendo. Por otro lado, la cerveza puede despertar instintos en un alcohólico que le pueden llevar a recaer en su alcoholismo.

Lo cierto es que tengo mi propia opinión sobre el tema, lo cual significa que cada persona que deja de beber alcohol tiene que decidir lo que hacer. En mi caso lo hice de una manera muy concreta, basándome en fracasos que había tenido con anterioridad. Como es el caso de muchos alcohólicos, hasta que se deja de beber definitivamente puede haber varios intentos sin éxito. Por desgracia es lo más común, sobre todo si se llevan muchos años bebiendo alcohol.

En mi caso, cada vez que dejaba de beber alcohol pasaba directamente a la cerveza sin alcohol. El error era que intentaba sustituir el alcohol que me pedía el cuerpo por este tipo de cerveza. Dicho de otra manera, me daba la falsa sensación de que estaba bebiendo alcohol. Se puede decir que lo usaba como un placebo para engañar mi mente. Sin embargo, me estaba engañando a mi mismo ya que realmente quería seguir bebiendo alcohol.

El autoengaño con cerveza sin alcohol no funciona

Hay que comprender una cosa, y es que cuando se decide dejar de beber alcohol tiene que ser muy convencido y determinado. No hay términos medios y esto hay que tenerlo claro antes de haber bebido la última copa de alcohol. No hace falta sustituir nada porque no hay nada que sustituir, y esa es la clave para dejar de beber alcohol. En mi caso simplemente estuve bebiendo agua y algún refresco si tenía que alternar fuera de casa.

Al cabo de dos meses de haber dejado de beber alcohol, seguía teniendo muy claro que mis días de alcoholismo habían acabado. Sabía perfectamente que aunque bebiera una cerveza sin alcohol lo haría de la misma manera que puedo beber una zumo de naranja o una Pepsi-Cola. Eso es exactamente lo que pasó, y a diferencia de otras ocasiones me probé la cerveza sin alcohol sin la intención de sustituir nada.

¿Quiero decir con esto que no hay problema con beber cerveza sin alcohol si se está dejando de beber? Lo cierto es que yo aconsejaría al principio alejarse de cualquier cosa que recordara los días de alcohol. En mi caso fueron dos meses sin beber alcohol antes de probar la cerveza sin alcohol, pero cada persona tiene que sentir si tiene la confianza para hacerlo. ¿Por qué digo esto si yo mismo he reconocido que bebo cerveza sin alcohol?

Lo cierto es que cada persona es un mundo, y la cerveza sin alcohol puede suponer un riesgo para ciertos grupos.

Los peligros de la cerveza sin alcohol para los alcohólicos

¿Cuáles son los peligros de la cerveza sin alcohol para los alcohólicos? Lo cierto es que algunos estudios vieron que para algunos alcohólicos no es una buena idea consumir esta bebida. Uno de los primeros problemas que pudieron detectar era el olor a cerveza, lo cual podía hacer recaer a ciertas personas. El problema es que el olor de la cerveza sin alcohol y la habitual tienen el mismo olor, y es suficiente para activar sustancias químicas del cerebro que inciten a beber alcohol.

Otro de los problemas es que ciertas personas pueden seguir teniendo una fuerte adicción psicológica. Si es el caso, ese primer trago de cerveza sin alcohol puede destruir  el progreso que ha conseguido un alcohólico en recuperación. Sin embargo, no todo el mundo es igual y por eso no hay que tomarse estos estudios al pie de la letra. Lo importante es tener claro que no se va a volver a beber bajo ninguna circunstancia. El propio cerebro será el encargado de separar ese vínculo entre la cerveza sin alcohol y la que se solía tomar.

Conclusión

Por tanto, al final es un tema de decidir si se quiere probar esta bebida o no cuando se está dejando de beber alcohol. Mi consejo es que no pruebas la cerveza sin alcohol durante al menos un par de meses, y luego decidas si realmente quieres volver a consumir esta bebida. Sin embargo, debes hacerlo sin que te produzca ningún deseo de volver a tomarte una cerveza convencional.

En mi caso solo bebo este tipo de cerveza cuando realmente me apetece, pero pueden pasar días o semanas hasta que decido tomarme una. Es simplemente porque pienso en esta cerveza como si fuera un refresco, que es lo que realmente es.