Cuando se trata de dejar de beber alcohol, hay una situación que por desgracia es muy común, y son las recaídas. La gran pregunta que muchos se hacen es ¿como actuar ante una recaída en el alcohol? Bueno, lo primero es saber lo que es una recaída exactamente, porque hay bastantes conceptos erróneos sobre esto. Lo cierto es que algunos conceptos equivocados son peligrosos y nos pueden arruinar meses o años de sobriedad.

Voy a empezar con un concepto que lo único que hace es crear frustración y hacer que se vuelva al ciclo de alcoholismo que se tenía antes. Por algún extraño motivo, después de semanas, meses o años, el hecho de tomarse solo una copa se considera que se vuelve al punto de partida de antes de dejar el alcohol. Mi opinión es que ¡ES LA CHORRADA MÁS GRANDE QUE HE ESCUCHADO!

Esta creencia se le ha metido en la cabeza a muchas personas con un problema de alcohol, y provoca una mala reacción. Lo que pasa es que dan por perdido todo lo que han logrado en ese tiempo y vuelven a beber de forma obsesiva. Todos hemos escuchado la frase, “A los pocos días de empezar a beber estaba bebiendo lo mismo o más que antes”. Bueno, lo cierto es porque la mentalidad de sentir que se ha tirado por la borda ha ayudado a eso.

Ahora piensa por un momento… Si has estado semanas, días o años sin probar el alcohol, ¿De verdad crees que una miserable copa o incluso una sola recaída de un día elimina lo que has hecho hasta el momento? Tanto tiempo de no beber y lograr tantas cosas arruinadas por unos tragos alcohol… pues lo siento, pero no es así, o al menos no debería serlo.

Una recaída en el alcohol no significa nada

que hacer ante una recaida de drogas

Dejando claro desde el principio que lo mejor es no probar una gota del veneno nunca más, una recaída no significa nada. No debes hacer caso a lo que muchos nos hacen creer de que hemos echado por la borda todo el trabajo conseguido.

En todo el tiempo que hemos estado sin beber, tu cuerpo ha sanado de una forma increíble en todos los sentidos. Todos tus órganos se han recobrado del efecto devastador de la toxina. Aparte de eso, seguro que te has beneficiado en todos los sentidos al no estar metiéndote veneno todos los días durante meses. Todo eso ya lo has ganado y porque hayas caído en la tentación de beber alcohol un día, no lo vas a perder.

Las recaídas se deben tomar como un simple traspié o tropezón en el camino. No hay que darle la más mínima importancia. Nadie te va a quitar eso nunca y solo has dado un paso atrás de miles de pasos que has hecho. Dicho esto, vamos a ver de como actuar ante una recaída en el alcohol, aunque primero vamos a ver algunas cosas para que no ocurra, sobre todo en las primeras fases.

Las primeras semanas son más peligrosas

 como prevenir la recaida en el alcohol

Las recaídas son más comunes en las fases iniciales de parar de beber alcohol. De hecho, hay un porcentaje alto que en las primeras semanas ya están bebiendo de nuevo. Hay que tener en cuenta que el “síndrome de abstinencia” del alcohol es fuerte en las primeras dos semanas de haber parado de beber. Lo pongo entre comillas porque los síntomas al dejar el alcohol no son realmente graves en la mayoría de los casos.

La ansiedad que produce el no estar tomando alcohol, ocasionar que muchos no aguanten este periodo inicial. Sin embargo, estamos hablando de ansiedad, nerviosismo, estrés y otros síntomas que son realmente psicológicos. En algunos casos te puedes encontrar indispuesto o con problemas para dormir, pero poco más.

Si tienes una recaída en estas dos o tres semanas iniciales, no te preocupes. Has dado el primer paso para acabar con la maldita adicción. Eso ya es un logro y solo el principio de la batalla para que el alcohol sea solo un recuerdo.

Los siguientes meses después de abandonar el alcohol

qué hacer en caso de una recaida

Una vez que han pasado las tres primeras semanas ¿Qué es lo que pasa? Pues que oficialmente tu cuerpo ha quedado limpio de cualquier resto de alcohol. Tu organismo se las arregla para eliminar la toxina llamada etanol de tu sistema y vuelve a funcionar con normalidad. Esto no significa que siga habiendo riesgo de de caer en la tentación.

Las buenas noticias es que pasado el periodo de estrés y ansiedad, las cosas tienden a mejorar un montón. Te darás cuenta de los cambios todos los días y te sentirás cada vez más fuerte. Esto no significa que haya días malos, que seguro que los hay. Sin embargo, debemos tener claro que nos estamos quitando de en medio una sustancia que nos estaba envenenando poco a poco.

Si en estos meses después de estar sobrios, tenemos una recaída con el alcohol, no debemos rendirnos. Si han sido dos meses de no probar el alcohol frente a un día de beber, no pasa nada. Sigue desde donde los has dejado y no le des importancia porque no significa que hayas fracasado. De hecho, es un pequeño desliz que no afecta en nada el camino que has decidido tomar.

Una cosa que si que tienes que tener clara, es que no existe el intentar “volver a beber con normalidad”. Si has dejado de beber, tiene que ser algo definitivo. No juegues con las recaídas pensando que son solo días sueltos y no tienen importancia. En este artículo estoy hablando de esa recaída que te deja frustrado después de mucho tiempo sin beber. Si decides continuar bebiendo conscientemente entonces es cuestión de tiempo que vuelvas al círculo del que habías salido.

Conclusión sobre como actuar ante una recaída en el alcohol

Cuando decidas dejar de beber, ten presente que puedes tener una recaída. Es algo que es posible y debes ser consciente de ello. Teniendo esta información de antemano, más preparado estarás para saber lo que tienes que hacer. Aparte de esto, siempre acabaré diciendo lo mismo en mi blog; No es cuestión de fuerza de voluntad, sino de ser consciente de que el alcohol es un veneno disimulado en una botella bonita. Lo demás es marketing y diferentes formas de vendernos la moto.