Ya he hablado bastante en este blog de lo malo que es el alcohol y como afecta al cuerpo. Sin embargo, he recibido algunas sugerencias sobre hacer un artículo con los efectos del alcohol a corto y largo plazo. La idea era hacer un documento que fuera al grano y listando cada uno de los efectos que se pueden esperar del abuso del alcohol. Hoy he decidido hacer este artículo con la lista de los posibles efectos del alcohol en cada uno de sus fases. Hay que tener en cuenta que se trata de síntomas cuando se beben grandes cantidades de alcohol.

Las consecuencias de beber alcohol a diario suelen variar de la persona y lo mucho que se esté consumiendo. Lo he dicho muchas veces, y es que el cuerpo es una máquina muy resistente. Aunque la intoxiquemos nuestro organismo con drogas, alcohol y tabaco, el cuerpo pondrá todo de su parte para resistir el envenenamiento y eliminar las toxinas. Sin embargo, todo tiene un límite y los bebedores constantes de alcohol deben esperar ciertas consecuencias. Veamos primero los efectos a corto plazo del alcohol.

Efectos a corto plazo del alcohol

efectos a corto plazo del alcohol

Una cosa que hay que tener en cuenta, es que algunos de los siguientes síntomas pueden ocurrir incluso si no se abusa mucho del alcohol. Hay personas que son más propensas a sentir los efectos a corto plazo del alcohol, incluso si lo beben de vez en cuando. Hay que recordar que el alcohol es una sustancia tóxica, y por tanto causa daños a todo el mundo. La diferencia es que algunas veces se notan más y otras pasan más desapercibidos.

También hay que puntualizar que para tener estos efectos a corto plazo, no hace falta ser alcohólico. El problema de alcoholismo puede llegar después si no se corta el consumo de alcohol. Una persona abusando del alcohol con frecuencia tiene muchas probabilidades de desarrollar lo siguiente a corto plazo:

  • Dificultad para concentrarse: El alcohol es un depresivo, además de ser un veneno de efecto lento. Aunque la mayoría lo asocia a daños en el hígado, corazón y páncreas, el cerebro es uno de los mayores afectados por el consumo de alcohol. Las consecuencias suelen ser de falta de concentración para hacer ciertas cosas habituales. Es algo muy ligero que algunas veces pasa desapercibido, pero va empeorando si se sigue bebiendo.
  • Cambios de humor: El alcohol es una sustancia que intoxica, y no hace falta ser muy listo para darse cuenta que hace sentirse mal. Por tanto, los cambios de humor se vuelven frecuentes y van empeorando si el abuso del alcohol es continuado. ¿Has visto a mucha gente de buen humor estando de resaca?
  • Vómitos: Una de las cosas que la gente no se da cuenta, es que al ser el alcohol un veneno, el cuerpo siempre intenta expulsarlo. Seguro que sabes que cuando se bebe demasiado alcohol, mucha gente acaba vomitando. Es señal de que el cuerpo no lo acepta y tiene que echarlo como sea. Sin embargo, estos vómitos se pueden repetir incluso en horas donde no se ha bebido nada de alcohol. La mayoría achaca esto a algo que ha comido o un virus, pero la realidad es que la intoxicación del alcohol puede durar un día o más. Por ello puede producir estos vómitos inesperados.
  • Subida de la presión arterial: El consumo del alcohol aumenta la presión arterial, y se encima se abusa de ello puede ser peligroso. No hace falta explicar lo malo que es tener la tensión demasiado alta. Esto también puede ir acompañado de una bajada de la temperatura del cuerpo.
  • Nauseas y mareos: Mucha gente que lleva algún tiempo abusando del alcohol, comienza a tener nauseas y mareos aleatorios. De hecho, si continúan bebiendo suelen acostumbrarse a estas etapas de sentirse mareado. El problema es que algunas veces estos mareos pueden presentarse con desmayos. Depende mucho de la persona, pero las nauseas suelen ser generales si el consumo de alcohol es grande.
  • Peor coordinación: El no tener la mente despejada al estar intoxicada por el alcohol, lleva a tener una peor coordinación en ciertos aspectos. Se notará en cosas muy sutiles, sobre todo si se hace deporte de competición o trabajos que requieran precisión. Dicho de otra manera, el alcohol nos hace mucho más torpes.

Básicamente estos son los efectos a corto plazo del alcohol más habituales, aunque puede haber más. Depende mucho de lo que se beba y factores de edad, peso, altura y género. Los efectos del alcohol a mediano plazo son muy parecidos a los que hemos comentado, aunque de nuevo depende mucho de la persona. Ahora veremos los efectos a largo plazo del alcohol.

Efectos a largo plazo del alcohol

efectos del alcohol a mediano plazo

Una de los problemas que tiene el alcohol es que el envenenamiento es progresivo. Aunque también aumenta la tolerancia al alcohol según pasa el tiempo, eso no significa que la toxicidad se vaya acumulando. Cuando se han pasado varios años bebiendo alcohol de una forma constante y abusiva, los síntomas y daños pueden tardar en aparecer, pero cuando lo hacen supone un mal trago para el bebedor.

Lo he dicho muchas veces, y es que si la gente supiera como son las últimas fases del alcoholismo crónico, muchos dejarían de beber alcohol al instante. Pasa algo parecido con el tabaco, donde si la gente pudiera ver o experimentar las consecuencias de una vida entera fumando lo dejarían sin dudarlo.

Algunos de los efectos de beber a largo plazo son los siguientes:

  • Nauseas: Las nauseas y mareos y vienen de las primeras fases de beber, pero nunca se irán si se sigue bebiendo. Sin embargo, se irán haciendo más molestas e incómodas. Lo más curioso es que nos habremos acostumbrado tanto a estos mareos que no les daremos importancia. Sin embargo, llega un momento que se pueden hacer muy preocupantes y es una clara señal de que hay que parar de beber.
  • Confusión o mente embotada: De nuevo, el cerebro es de los órganos que más sufre con el alcohol. El cuerpo intenta hacer todo lo posible para que todo siga funcionando, pero según van pasando los años va perdiendo la batalla. Cualquier alcohólico que lleva años bebiendo conoce esa “bruma” constante que algunas veces no permite concentrarse o estar alerta. Algunos días se tiene la mente clara, pero otros esa “niebla” vuelva a entorpecer la mente. Es como si no se hubiera dormido o descansado bien.
  • Mal tono de piel: Ya hemos hablado antes del efecto que tiene el alcohol sobre la piel, y es algo mucha gente ignora. El envejecimiento que produce el alcohol sobre la piel es terrible llegada una cierta edad, y es sobre todo por la deshidratación. Se puede detectar a un alcohólico de larga duración por el tono de su piel. Puede ser pálido, amarillento o rojizo, pero en todos los casos es un síntoma de que algo no va bien.

El problema con los efectos del alcohol a corto y largo plazo es que varían dependiendo de los órganos que más se dañen. Por eso según los órganos van fallando los síntomas variarán. Una persona que lleva años abusando del alcohol posiblemente tenga varios problemas latentes que están a punto de manifestarse. Como he dicho al principio, el cuerpo humano es una máquina que aguanta mucho pero no es infalible.

Los problemas graves llegan casi sin avisar, lo cual no significa que hayamos estando viendo síntomas durante mucho tiempo. El malestar que produce la continua intoxicación por alcohol es algo que los alcohólicos aceptan como algo normal. Les “compensa” otros efectos que tiene el alcohol, hasta que llega a un punto que el cuerpo se derrumba. Muchos órganos llevan años luchando para que los daños producidos por el alcohol no sean tan graves. Sin embargo, llegados a un punto no pueden impedir que el alcohol cumpla su misión.

Los órganos que primero fallan por años de consumo de alcohol

consecuencias de beber alcohol a diario

Ya he escrito un gran número de los órganos que se ven afectados por beber alcohol y lo que ocurre. En la sección “Salud y Alcoholismo” hay varios artículos que seguro que encuentras interesante. Solo leyendo esta categoría del blog ya debería ser suficiente para dejar el alcohol para siempre. Aun así, hacemos un repaso de los órganos que suelen fallar primero en alcohólicos de larga duración:

  • Hígado: De una manera o de otra, el hígado tiene todas las de perder cuando se consume alcohol. Todo pasa por este órgano y desde fases tempranas el deterioro del hígado ya ha comenzado. La parte buena es que el alcohol se recupera bien si se deja de beber alcohol. La mala es que llegados a un punto no hay marcha atrás… y solo tenemos un hígado.
  • Corazón: Un gran número de infartos y problemas cardiovasculares son debidos al consumo irresponsable de alcohol. Esto es algo que sabe la mayoría, aunque por algún curioso motivo no le presta la atención que debería.
  • Páncreas: El páncreas es el otro gran perjudicado por abusar del alcohol. En la gente que bebe demasiado alcohol la pancreatitis puede ocurrir en cualquier momento. Si preguntas a alguien que ha tenido pancreatitis, te dirá que no se pasa demasiado bien. Los que han pasado por ello dicen que es uno de los dolores más fuertes que han sentido.
  • Sistema digestivo: El abuso de alcohol provoca muchos problemas en el sistema digestivo a la larga. Esto es algo de lo que no se libra casi nadie. Hemos incluido todas las partes del sistema digestivo porque todo se ve afectado. Algunos tipos de cáncer provocados por el alcohol empiezan en esta parte del cuerpo.

Solo porque hemos hablado de los órganos que suelen verse afectados primero, no significa que otras partes del cuerpo también se dañen. De hecho, el cerebro es el otro gran afectado y se pueden desarrollar problemas psicológicos y patologías neurológicas abusando del alcohol. Por tanto, hoy es el mejor día para que dejes el alcohol definitivamente.