Aunque te parezca increíble, hay mucha gente que todavía se ríe cuando le dicen que el alcohol es una droga. Más gente de la que piensas sigue sin reconocer que es una sustancia que es exactamente igual que la heroína, cocaína, metanfetaminas y otras drogas. Aunque cada vez hay más concienciación sobre lo que es el alcohol de verdad, la mayoría siguen en negación sobre como es en realidad su naturaleza.

Si en una comida donde todo el mundo está bebiendo vino, cerveza o algún licor, se te ocurre soltar que el alcohol es una droga, verás muchas caras de disgusto. Seguramente te dirán que estás exagerando sobre algo que casi todo el mundo consume. De hecho, si no bebes alcohol y haces estos comentarios, encima te acusarán de querer ser moralmente superior a los demás.

Hay que saber que el alcohol es algo muy integrado y aceptado en la sociedad. Lo vemos todos los días aunque no queramos. Lo tienes en bares, restaurantes, fiestas o incluso en la calle, donde cada vez es más frecuente ver beber alcohol. Lo cierto es que no gusta que se catalogue esta sustancia como droga porque es consumida por millones de personas diariamente y de forma legal. Incomoda mucho que se recuerde que se están drogando en mayor o menor medida.

¿Por qué se dice que el alcohol es una droga?

el alcohol es una droga depresora

El alcohol oficialmente es una droga debido al impacto que tiene sobre el cuerpo humano. Una droga es considerada como tal cuando tiene una influencia en la funcionalidad de nuestro sistema y el comportamiento. El alcohol coincide con esta descripción ya que es una sustancia que tiene efectos sobre el sistema nervioso. Tiene unos efectos sedativos ya que es una sustancia depresora, y por eso es muy utilizada para calmar la ansiedad y el estrés.

Cuando se trata del comportamiento, el alcohol reduce la capacidad de actuar de forma normal. La capacidad física y mental de hacer muchas cosas se ven reducidas, y cuanto más se bebe más empeora. Algunos síntomas son más lentitud de hacer las cosas, menor tiempo de respuesta, problemas motrices y episodios de amnesia. Cualquier persona que se haya emborrachado alguna vez reconocerá estos síntomas.

Lo más curioso de todo esto es que hay gente que admite que es una droga, pero aun así la sigue viendo aceptable. La excusa es que es la droga menos dañina de todas. Todo el mundo tiene en mente los estragos de otras drogas como la heroína, crack, cocaína, speed, etc. Sin embargo, cuando se trata de ver a una persona embriagada y en mal estado, parece que es “menos terrible” que con un heroinómano por ejemplo. Nos hemos acostumbrado tanto a ver los efectos del alcohol en la gente, que en ocasiones hasta es gracioso. Por triste que parezca es la verdad, pero no es motivo de risa.

La llamada borrachera o ebriedad que provoca el alcohol, no es más que una intoxicación que se está produciendo en nuestro sistema. Lo mismo que pasa cuando comemos algo en mal estado o una sustancia venenosa que no mata en pequeñas dosis. De hecho, al alcohol tiene que pasar por varios procedimientos para que pierda esa toxicidad que puede ser mortal para nosotros. Aun así, si se consume demasiado alcohol puede causar un coma etílico e incluso provocar la muerte. Es la prueba definitiva de que sigue siendo un veneno, aparte de una droga.

Conociendo la química del alcohol

que tipo de droga es el alcohol

Como se ha dicho, el alcohol es un sedativo ya que “atonta” el sistema nervioso y afecta a la química del cerebro. No hace falta explicar mucho más sobre esto porque lo podemos vemos ver en la gente que se pasa con la bebida. Curiosamente, las primeras copas que se beben dan la impresión de que son un estimulante en lugar de un depresor.

Es una sensación engañosa que experimenta y hace que exista una desinhibición general para hacer cosas. Por eso es tan popular en las fiestas y celebraciones, ya que al principio hace que la gente sea más sociable. Sin embargo, es solo en el inicio porque al poco rato empiezan de verdad los efectos sedativos. La persona sigue bebiendo buscando este efecto de euforia pero todo suele ir cuesta abajo, como todo el mundo sabe. Cuanto más se bebe, más afectado se ve el sistema nervioso y ya no controlamos la situación como si estuviéramos  sobrios.

La naturaleza adictiva del alcohol hace que la gente no se conforme con una sola copa. ¿Has estado en una fiesta y te has tomado solo una cerveza o un cuba-libre? Lo cierto es que incluso para los que nos son bebedores habituales, el alcohol toma el control de alguna manera y hace que beban más. No es extraño que muchos no-bebedores acaben con una buena resaca al día siguiente. Cuando se trata de personas que beben mucho y alcohólicos, tienen la batalla perdida a partir de la primera copa. Siempre tendrán que beber muchas más y no tienen elección sobre esto.

¿Es el alcohol una droga peor que las otras?

el alcohol es una droga dura

Cuando se trata de drogas, todas acaban haciendo los mismo en el cuerpo humano y nos es precisamente bueno. En el caso del alcohol es mucho peor que todas las demás, y el motivo es simplemente porque es una droga legal. La puedes comprar en cualquier parte y a cualquier hora. Si vas al supermercado a comprar comida, puedes llenar el cesto de la compra con botellas de alcohol. Incluso por la noche se puede comprar en gasolineras y establecimientos 24 horas.

Por todo esto, el alcohol es la droga más social que existe, incluso por encima del tabaco. De hecho, el tabaco tiene cada vez peor fama a pesar de que sigue estando muy extendida. Por el contrario, el alcohol tiene más aceptación que nunca. El poder comprarla en sitios legales y oficiales la hace una sustancia de confianza para la gente. Aunque la mayoría sabe que abusar es malo y critican mucho a la gente que se pasa bebiendo alcohol, siguen aceptándola como algo normalizado.

¿Cómo convencer a alguien de que está tomando drogas si toda su familia lo ha estado tomando siempre? Sin embargo, nunca dudes de lo que es realmente el alcohol. Que no se tenga que comprar a un traficante en algún poblado marginal, no quiere decir que no sea una sustancia adictiva y muy tóxica. La única diferencia es que está mantenida por grandes corporaciones y  los gobiernos también reciben beneficios de su distribución.

El alcohol es una droga muy adictiva que arruina muchas vidas, destruye la salud de la gente y mata a más de tres millones de personas al año. Esta es la realidad que tienes que recordar siempre.