Hoy toca un artículo rápido de algo que muchos ex alcohólicos ya sabrán muy bien. Sin embargo, para los que no beben alcohol o tienen un familiar con problemas de alcoholismo, puede ayudar bastante. Se trata de las excusas de alcohólicos más habituales que se suelen usar. Incluso las propias personas que sufren de alcoholismo muchas veces no se dan cuenta de que ponen estas excusas. Simplemente no son conscientes ya que el alcohol es el que tiene la mayor parte del control.

Lo más curioso las excusas de un alcohólico es que suelen ser las mismas para cualquier tipo de persona. Da igual que sea rica o pobre, o de la inteligencia que tenga, ya que el alcohol es el que acaba hablando por la boca del adicto. ¿Cómo puede ser que una persona normal y con criterio no da se cuenta de que está engañándose a si misma? Hay que tener en cuenta que muchas de estas excusas son incluso infantiles y sin sentido.

El alcohol es una droga, y como tal tiene la capacidad de cambiar la composición química de nuestro cerebro. Crea una adicción que hace que las personas afectadas hagan las cosas teniendo en cuenta cuando y donde beber alcohol. Por muy doloroso que sea reconocerlo, así es como funciona el alcoholismo. Muchas de las cosas que se hacen habitualmente acabarán girando alrededor del alcohol, y se hará lo que sea para que continúe así.

Esto no ocurre de la noche a la mañana, pero ten por seguro que si se abusa del alcohol el tiempo suficiente, al final llegarán las mentiras y las excusas.

Excusas del alcohol que la mayoría utilizan

Lo cierto es que un alcohólico acaba siendo un maestro a la hora de poner excusas sobre su adicción. Las personas con problemas de alcohol pueden justificar su forma de beber de muchas maneras diferentes. La persona que está en negación de su problema de alcoholismo tendrá elaboradas respuestas para demostrar que no tienen ese problema.

¿Cuáles son estas excusas de alcohólicos tan comunes? Estas son algunas que se suelen usar más a menudo, y que a muchos le sonarán:

1 – Yo no bebo alcohol por las mañanas

Es una de las excusas que muchos ponen, porque se sabe que muchos alcohólicos empiezan a beber a primera hora de la mañana. Sin embargo, no siempre es así ya que muchas personas enganchadas al alcohol beben sobre todo por la tarde o por la noche. Hay que recordar que el alcoholismo trata sobre la cantidad de alcohol que se beba, y no cuando se decide cuando se va a consumir.

2 – Tengo un trabajo y no tengo problemas

Una de las excusas de alcohólicos más comunes es decir que tienen un trabajo y no han tenido ningún problema. Una de las creencias que tiene mucha gente, tanto si bebe alcohol como si no, es que un alcohólico no puede mantener un trabajo. Nada más lejos de la realidad ya que se puede ser un alcohólico funcional, o simplemente no haber desarrollado los problemas más graves de la adicción.

Eso no significa que siempre va a ser así, ya que el alcoholismo es algo progresivo y con los años todo empeora. Sin embargo, muchos alcohólicos trabajan con normalidad y solo por eso tienen la excusa perfecta para negar que tengan un problema.

3 – No bebo bebidas de alta graduación

Esta excusa puede ser la que más gente reconoce, y de hecho ha sido una de las que más he utilizado yo mismo. El hecho de no beber bebidas fuertes como puede ser whiskey, vodka, ron y bebidas por el estilo, ya hace pensar a muchos que no se tiene un problema con el alcohol. El motivo es que bebidas como la cerveza o el vino son de menor graduación y por tanto no son tan peligrosas. Aunque parezca increíble, hay un gran número de personas que piensas que solo por beber cerveza es imposible que sea alcohólica.

Hay que pensar que no se trata de la bebida alcohólica que se haya elegido, sino de cómo lo hacemos. Estas bebidas contienen etanol, que es realmente lo que entendemos por bebidas con contenido alcohólico. Es lo que nos emborracha e intoxica, y lo que finalmente nos hace adictos y nos enferma. El etanol está en la cerveza, el vino, el vodka, el aguardiente y cualquier otra bebida en la que puedes pensar.

La diferencia entre la cerveza y una bebida de alta graduación es que hay que beber más para llegar a estar ebrio. Un alcohólico que solo bebe cerveza o vino acabará bebiendo grandes cantidades para conseguir el efecto deseado. Un alcohólico que bebe vodka quizá solo tenga que beber una botella para conseguir el mismo efecto. Al final ambos alcohólicos llegarán al mismo punto. Esto es lo que hay que tener en cuenta.

4 – Todo el mundo lo hace

Esta excusa se suele aplicar a cualquier cosa, y no tiene que ser necesariamente al alcohol. Hay que entender que el ser humano es un ser social por naturaleza, y por tanto sigue las referencias y pasos de otras personas. Hay que mirarlo de este modo… si mucha gente hace una cosa, es socialmente aceptable y no hay problema en hacerlo. Esto ocurre incluso si esa cosa es en ocasiones dañina o no es éticamente correcta.

Esto se llama condición humana y nos pasa a todos. El problema es que si vemos a un montón de personas bebiendo alcohol, ¿qué hay de malo en que lo hagamos nosotros también? Es el pensamiento que se suele tener, y una buena justificación para los alcohólicos. De hecho, es de las preferidas de las personas que quieren tapar que tiene un problema de alcoholismo.

5 – Lo puedo dejar cuando quiera

Esta es otra de las grandes excusas que tienen los alcohólicos, y los adictos en general. El creer que se tiene una adicción bajo control es una de las primeras equivocaciones. Muchas veces se llega a demostrar estando unos días sin probar el alcohol o cualquier otra droga que se consuma. Sin embargo, eso no justifica nada ni demuestra que no se tenga un problema de adicción. El problema es que la adicción va seguir estando ahí después de solo unos días o incluso semanas. Al volver a beber alcohol o tomar drogas, se volverá con más fuerza como queriendo compensar el tiempo en el que no se ha consumido.

El cuerpo humano necesita tiempo para recuperarse y limpiarse del alcohol. Aunque en solo dos semanas el cuerpo es capaz de limpiar los restos de etanol de nuestro organismo, hay más cosas a tener en cuenta. Lo primero es el factor psicológico ya que la adicción suele durar más dentro de nuestra cabeza. En segundo lugar el cuerpo posiblemente tenga que reparar muchos daños ocasionados por el alcohol. Dependiendo de los daños esto puede llevar incluso meses.

6 – Me ayuda a dormir o aliviar los nervios

En este caso aunque sea una excusa, tampoco es una mentira. El motivo es que el alcohol se usa generalmente como una especie de automedicación para los problemas cotidianos. Lo he dicho innumerables veces en este blog, y es que el alcohol es un sedativo. Como tal, ayuda a “relajar” muchas situaciones estresantes que se dan al cabo del día. Por eso mucha gente que vuelve del trabajo se bebe una o varias cosas para sentirse mejor.

El problema es que es el pez que se muerde la cola, ya que el propio alcohol producirá el estrés y ansiedad que se quiere mitigar una vez que se haya ido el efecto. Es lo que hacen las drogas, y es calmar al principio y luego provocar el malestar para que haya que consumir más droga. Es precisamente lo que hace el alcohol y no hay excepción a esto. Esta excusas de alcohólicos suele ser más común en bebedores sociales que frecuentan bares, pubs y fiestas.

7 – No bebo todos los días

Esta es otra excusa que reconocerá mucha gente, y es el no beber alcohol todos los días. Lo cierto es que los alcohólicos de larga duración suelen acabar bebiendo a diario, y esto ocurre en el 95 % de los casos. Sin embargo, hasta llegar a ese punto del alcoholismo no se tiene que beber alcohol todos los días. Hay personas que lo hacen los fines de semana y otras que lo hacen 3 o 4 veces al día. ¿Significa esto que no son alcohólicos? Ni mucho menos.

Muchos alcohólicos creen que están libres de la adicción solo porque beben en días salteados. De nuevo, es porque se tiene una idea distorsionada de lo que es un alcohólico y se dan por hecho ciertas cosas. Todos somos diferentes y no hacemos siempre las mismas cosas. Por tanto, hay muchos tipos de alcohólicos y no tienen que beber todos de la misma manera. No beber alcohol a diario no significa nada, y es una excusa que suelen usar mucho.

Conclusión

Seguro que me dejo más excusas de alcohólicos que son utilizadas continuamente, pero creo que estas son las que más he escuchado y también usado yo mismo. Si hay más que me he dejado en el tintero, déjalas en los comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here