Si estás en este blog es porque se te ha pasado por la cabeza dejar de beber alcohol. Eso es algo que llegado un momento, mucha gente que bebe en exceso busca. Ya he hablado mucho de lo que esperar al dejar esta droga legal, pero hoy quiero enfocarlo en uno de los mejores sistemas para no pasarlo mal.

Cuando digo pasarlo mal cuando se deja de beber, me refiero al periodo de ansiedad que se suele pasar en las dos primeras semanas. Si quieres saber exactamente lo que pasa cuando se deja de beber, este video te puede ayudar a verlo.

Uno de los métodos que mejor ayudan a minimizar la ansiedad, es hacer cosas que te gustan. Puede sonar algo muy obvio, pero no siempre es tan fácil para muchas personas. El motivo es que están tan metidas en la tarea de dejar de beber, que no pueden pensar en otra cosa durante todo el día, y es un error. Precisamente por eso es tan importante hacer una lista de las cosas que más te gusta o que te gustaban.

Tendrás más tiempo libre y puedes aprovecharlo

mantenerte sobrio

Es curioso cuando una persona deja de beber alcohol, porque se encuentra con más tiempo libre del que puede cubrir. El motivo es que una persona que bebe todos los días y en grandes cantidades, suele quedarse en un estado “pasivo”. Estar ebrio hace que pierdas la noción del tiempo hasta que llega el momento de dormir. Es un estado curioso y por eso muchas veces no recordamos la mitad de las cosas al día siguiente.

Nosotros lo vemos desde nuestra perspectiva, pero desde fuera se ve de manera distinta. El estado soporífero en que nos deja el alcohol hace que estemos apagados, incluso cuando hay momentos de euforia. Es lo que hace esta droga, y cuando se ha bebido durante mucho tiempo es peor. Sin embargo, cuando se deja el alcohol todo cambia y ese sopor ya no está ahí. Por tanto, una persona que ha dejado de beber puede estar todo el día hasta la noche sin caer “inconsciente”.

Aunque pueda parecer una gran ventaja tener mucho más tiempo, algunos lo ven como algo terrible. No saben que hacer con ese tiempo porque antes lo usaban para beber alcohol y estar ebrios. Todo estaba programado hasta la hora en que el alcohol les desconectaba el cerebro hasta el día siguiente. Por eso es tan importante hacer cosas que siempre nos han gustado y retomar viejas aficiones.

Evitar el aburrimiento y una vida sedentaria

aficiones al dejar de beber

Ya no es solo la ansiedad lo que puede hacer que se pase mal, sino el aburrimiento al no saber cubrir tantas horas de más. Por eso una de las primeras cosas que hay que hacer cuando se planea dejar de beber, es apuntar cosas que te gustan. Es incluso mejor hacerlo antes de dar el paso y así tener una especie de plan para cuando llegue el momento. Da igual lo que sea, y de hecho es buen momento para volver a hacer las cosas que tanto te gustaban y dejaste por diferentes motivos.

Algunas veces esas cosas que abandonaste fueron precisamente por el alcohol. Esta droga social quita muchas cosas de nuestra vida, simplemente porque nos roba tiempo y la pasión por hacer las cosas que nos gustan. Al final de lo que se trata es de mantener nuestra cabeza ocupada y estar pasándolo bien en todo momento.

Si no tienes una afición específica, no importa porque hay cientos de cosas que puedes hacer. De hecho, ya habrá cosas que te gustan pero que las haces muy de vez en cuando. Puede ser cocinar, dibujar, montar en bicicleta o cualquier cosa. Da igual lo que sea, porque ahora tendrás más tiempo para dedicarle. Incluso aprenderás a hacer muchas de esas cosas mejor que antes.

Las aficiones ayudarán socialmente

estar sobrio pasandolo bien

Las ventajas de dedicar ese tiempo extra a las aficiones también ayudan en lo social. Una de las cosas de las que se quejan las personas que dejan de beber, es que se sienten más solas. Las aficiones nos dan también la oportunidad de conocer a otras personas que comparten nuestros gustos. Aprovecha eso y haz nuevas amistades, o retoma las amistades que habías descuidado.

En algunos casos puede que cueste encontrar una afición que encaje contigo. No importa, porque al final lo encontrarás si eres perseverante. Recuerda que estás haciendo algo de utilidad que te gusta, y cada día que pasa te aleja de la adicción al veneno llamado alcohol. Estarás haciendo algo que tenías que haber hecho hace mucho tiempo. De hecho, es una de esas grandes decisiones en tu vida.