Esta es otra de esas preguntas que se hace mucha gente que duda de si es alcohólico o solo bebe algo más de la cuenta. El problema de alcoholismo es algo muy serio y que afecta a un gran número de personas. Sin embargo, muchos piensan que hay una línea entre beber grandes cantidades de alcohol, pero sin ser considerado un alcohólico. El tema es complicado porque mucha gente no admitirá que tiene un problema con la bebida. Simplemente dirá que le gusta beber alcohol y emborracharse de vez en cuando, pero no tiene ninguna adicción.

Lo cierto es que la sombra del alcoholismo está siempre sobre alguien que bebe en grandes cantidades. Incluso puede estar presente en personas que no beben tanto como piensan. Muchas veces es difícil decidir si alguien es realmente alcohólico sin no es demasiado evidente. Por eso se habla algunas veces de si alguien bebe demasiado o tiene un problema real con el alcohol.

¿Hay alguna diferencia entre alguien con un problema de alcoholismo y alguien que bebe demasiado de vez en cuando? Antes de continuar hace falta saber la versión oficial sobre lo que es el alcoholismo.

¿Qué es una persona con un problema de alcoholismo?

 Un alcohólico es alguien que tiene un desorden al beber alcohol que le afecta en muchos aspectos de su vida. Tiene una dependencia tanto mental como física con el alcohol. Esto significa que tiene que consumir esta sustancia para poder estar en un estado “normal” y operativo. Por supuesto, al final el alcohol toma el relevo y esa normalidad acaba siendo embriaguez casi siempre. Esta sería la definición oficial de un alcohólico, aunque la realidad es más extensa y compleja.

En mi opinión no hace falta beber todos los días para ser un alcohólico, y existen diferentes niveles de alcoholismo. Es una adicción que va empeorando con los años, y llega un momento en que se bebe todos los días. Sin embargo, en otras fases más tempranas hay mucha gente que solo bebe los fines de semana, o tres o cuatro días entre semana. También son alcohólicos, pero no han llegado a ciertos extremos más destructivos.

Por otro lado, están las personas que se consideran que beben mucho pero no son adictas al alcohol. ¿Es realmente así o hay algunas diferencias? Lo cierto, es que hay mucha confusión con esto, porque la gran mayoría de alcohólicos no van a tener problemas físicos al dejar de beber. En todo caso pueden tener un poco de irritabilidad, mal humor o ansiedad, pero no será como tener un delirium tremens. Solo en fases muy adelantadas de alcoholismo se tienen problemas de salud que requiere atención médica.

¿Entonces que pasa con la gente que bebe en grandes cantidades pero solo de vez en cuando? Hay diferentes factores que causan la adicción al alcohol de una persona. Es innegable que hay gente que bebe mucho alcohol por temporadas y luego puede estar mucho tiempo sin beber, incluso años. Sin embargo, hay que clarificar el problema real sobre este tema, de lo cual hablo en la siguiente sección.

Beber mucho alcohol sin volverse adicto

Voy a ser claro en este sentido, y es que el alcohol es una sustancia altamente adictiva y nadie está libre de sus efectos. Por mucho que diga alguien que bebe litros y litros de alcohol y no pasa nada, al final es solo cuestión de suerte o de tiempo. Los llamados bebedores sociales se cuentan por millones en el mundo, y pueden tener una vida de lo más normal. Sin embargo, la línea de la adicción y el beber por placer es casi siempre muy fina.

El riesgo siempre va a estar ahí y es algo muy real. Tengo un amigo que me contaba que beber alcohol de manera continuada era como jugar a la ruleta rusa. Cada vez que se toma una copa, es como coger una pistola de seis disparos y cargar una bala. La gran mayoría de las veces no pasará nada, pero siempre hay una posibilidad de que las cosas salgan mal. Con esto quería decir que seguir bebiendo alcohol al final puede llevar a un alcoholismo no deseado, y nadie te puede garantizar que no ocurra.

¿Cómo saber si se es alcohólico o una persona que bebe mucho alcohol sin ser adicta? No es fácil de saber, sobre todo si las cantidades son grandes. El problema de los grandes bebedores de alcohol y los alcohólicos reconocidos, es que los síntomas pueden ser muy similares. Están las resacas, cambios de humor, comportamientos poco usuales al estar ebrios, etc. Se puede decir que la verdadera diferencia es que un alcohólico seguirá bebiendo alcohol aunque esté solo y no sea una ocasión para ello. Simplemente necesita seguir bebiendo.

No quiero decir que una persona que bebe cada cierto tiempo esté libre de la adicción. Hay un tipo de alcoholismo donde el individuo puede estar sin beber alcohol durante meses, y luego estar dos o tres meses bebiendo todo lo que puede. Claramente una persona así tiene un problema con el alcohol. De todos modos, depende de ti darte la respuesta si estás en la duda de si tienes un problema de alcoholismo.