Creo que todos ya sabemos que el alcoholismo puede afectar a otras personas. Es una triste realidad el que no solo nos perjudica a nosotros, sino a los que nos rodean. Es un problema que puede afectar a todo el mundo independientemente del género, y en el caso de las mujeres puede ser peor aún. Una mujer alcohólica que está embarazada pone en peligro al bebé, y hay riesgo de lo que se llama síndrome alcohólico fetal.

En este artículo explicaré lo que es el síndrome alcohólico fetal y también algunos consejos para las mujeres embarazadas con problemas con el alcohol. Quiero dejar claro que no soy médico, y siempre hay que buscar un especialista en casos como este, ya que son los que más podrán ayudar. Eso no significa que se puedan seguir unas pautas que ayuden siguiendo el sentido común.

¿Qué es síndrome alcohólico fetal?

alcoholismo en el embarazo

Las mujeres que beben alcohol durante el embarazo puede dar a luz bebés con problemas derivados del consumo de esta droga. El término se suele referir como síndrome alcohólico fetal, aunque hay un rango de problemas diferentes que pueden tener lugar. Principalmente los daños son neuronales en el bebé, y en algunos casos pueden ser permanentes.

¿Cómo ocurren estos daños en el feto provocados por el alcohol? Cuando una mujer embarazada bebe alcohol, parte de la sustancia pasa a la placenta, y de ahí al feto. Dicho de otra manera, el cuerpo de un ser humano que todavía no ha nacido tiene que metabolizar parte del alcohol que ha ingerido la madre. El problema es que un feto humano que todavía se está desarrollando no procesa el alcohol como un adulto.

Si el consumo de alcohol es grande por parte de la madre, habrá una concentración más grande en el feto. Una tasa alta de alcohol en el feto impide el correcto flujo de oxígeno y nutrientes. Esto afecta directamente a los órganos del feto incluyendo el cerebro. Se ha podido comprobar que el alcohol afecta más al feto en los primeros tres meses de embarazo, aunque si el abuso del alcohol se mantiene los daños se suman durante los nueve meses de gestación.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de alcoholismo fetal?

alcoholismo fetal embarazo

Como se ha dicho, los problemas del síndrome alcohólico fetal pueden ser variados, y algunas son más leves y otros más severos. Estos son los más comunes:

  • Peso y altura por debajo de lo normal
  • Desarrollo más lento de la capacidad de hablar, pensar y relaciones sociales. Se pueden tener más dificultades para aprender cosas.
  • Una peor coordinación en general
  • Hiperactividad
  • Problemas de corazón o riñones
  • Algunas veces el síndrome alcohólico fetal puede afectar a la visión y la audición
  • Cambios de humor muy bruscos
  • En algunos casos, se pueden apreciar unas características físicas, como pueden ser ojos más pequeños y alargados y un labio superior de la boca más fino de lo normal.

Cuando nace el bebé los médicos pueden saber si el recién nacido tiene el síndrome alcohólico fetal haciendo algunas pruebas. Normalmente se puede apreciar un tamaño de la cabeza algo menor, aunque según va creciendo se pueden detectar problemas para oír y ver o una mala coordinación de los movimientos.

El problema es que el alcoholismo fetal no tiene cura, aunque existen tratamientos para los síntomas. Hay especialistas que pueden poner en marcha procedimientos que ayudarán con las consecuencias del síndrome. Es importante que se sigan terapias desde que son bebés si se ha detectado el problema. Como he dicho al principio del artículo, son los expertos y especialistas los que tienen que decir lo que hacer.

¿Cuál es la mejor solución para el síndrome alcohólico fetal? Creo que todos sabemos la respuesta, y es no beber alcohol durante el embarazo. Aquí es donde las mujeres con adicciones al alcohol y otras drogas tienen que tomar una decisión muy importante. Ya no es solo para su propia salud, sino para el ser humano que van a traer a este mundo en unos meses.

Alcoholismo en el embarazo – ¿Cómo se debe actuar?

alcoholismo fetal

No me cansaré de repetirlo, y es que lo primero que se debe hacer ante una duda médica es buscar ayuda a un experto. Los médicos tienen protocolos para todo, y el alcoholismo en el embarazo no es una excepción.

Para que te hagas una idea de lo peligroso que es el alcohol para los fetos, incluso las madres que beben moderadamente, están poniendo en riesgo a sus bebés. No hace falta ser una alcohólica para provocar un síndrome alcohólico fetal. Cuando una mujer ingiere alcohol, la sustancia viajará del estómago hasta la placenta, usando el cordón umbilical para llegar al bebé. El bebé no metaboliza bien el alcohol como la madre, lo que quiere decir que después de que la mujer hay eliminado el alcohol, el bebé todavía tendrá restos de la bebida en su organismo.

El problema no es solo que el niño o niña nazcan con problemas de salud, sino que puede haber partos prematuros o abortos. Por eso es tan importante no beber alcohol durante el embarazo, y esto nos lleva al dilema de una mujer alcohólica… ¿beber menos o intentar dejar de beber alcohol del todo?

Precisamente un embarazo puede ser el punto de inflexión que necesita una mujer con problemas de alcoholismo. De hecho, lo debería ser también para el padre ante la nueva vida que está en camino. Lo que deben recordar las mujeres alcohólicas que van a tener un hijo, es que en solo dos semanas su cuerpo habrá eliminado el alcohol de su organismo. Esto significa que se puede tener el cuerpo limpio de la droga en muy poco tiempo y mantener el feto a salvo del síndrome alcohólico fetal.

Conclusión

sindrome de alcoholismo fetal

El alcohol sienta mucho a peor a las mujeres que a los hombres, y el impacto es mucho más negativo. La salud se deteriora más deprisa y es mucho más evidente por lo general. Independientemente de si se espera un bebé, hay que eliminar la droga cuanto antes para estar salvo de las consecuencias. Si eres mujer y las pruebas de embarazo dan positivo, tienes mucho que pensar y decidir.

Traer una vida nueva en este mundo es una de las cosas más importantes en la vida de un ser humano, tanto para el padre como la madre. Sin embargo, es precisamente la madre quién tiene que cuidar directamente de la salud de su futuro hijo. Si se tiene problemas con el alcohol, se debe parar de beber alcohol no solo durante la gestación, sino para siempre. El bebé necesitará una madre sobria en la que pueda confiar en los años venideros.

No traigas al mundo una nueva vida con un diabólico lastre llamado alcohol. Nadie se merece algo así. Cuida tu salud, la de tus hijos y mantente alejado del alcohol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here