La victimización y alcohol van de la mano muchas más veces de las que debería. ¿Hasta que punto afecta una mentalidad victimista cuando se tiene un problema de alcohol? No es ningún secreto que la vida puede ser muy dura en ocasiones, y esto vale para cualquier persona en el mundo, independientemente de su estatus social, género, raza, religión, etc. Hay momentos muy buenos y otros muy malos, y depende de la persona recuperarse cuanto antes de los malos y centrarse en lo bueno. Sin embargo, mucha gente echa mano del alcohol para “ahogar sus penas”, y es otro de los muchos motivos por los que se puede caer en las garras del alcohol.

Muchos alcohólicos tienen una mentalidad de víctima, y eso es una barrera que siempre les va a impedir dejar su adicción. Creen que el mundo ha sido muy injusto con ellos, y este pensamiento se autoalimenta más aun si se tiene un problema con el alcohol. De hecho, uno de los problemas que tienen los alcohólicos es que les hacen sentirse culpables de lo que les pasa. Es precisamente de este victimismo del que quiero hablar, y mi propia manera de verlo.

¿Es el alcohólico culpable de su adicción?

Seguro que hay todo tipo de respuestas cuando se pregunta si el alcohólico es culpable de lo que le pasa. Algunos dirán que no porque es una enfermedad, otros dirán que si porque fueron ellos los que empezaron a beber en primer lugar. Dicho de otra manera, se lo buscaron por haber bebido alcohol y no saber controlarse. La gran mayoría de la gente piensa de este modo, y no es de extrañar que los adictos al alcohol se vean señalados por no haber controlado esta droga tan socialmente aceptada.

La respuesta a si los alcohólicos son culpables de su adicción, es algo más compleja. Hay que empezar diciendo que nadie le ha puesto una pistola a nadie para que empiece a beber alcohol. Todos tenemos una elección en casi todo lo que hacemos, y cuando se trata de meternos cosas en el cuerpo, solemos poder elegir. Por tanto, se podría pensar que fue el alcohólico el empezó a intoxicarse voluntariamente con alcohol, por lo que es culpable de su desgracia.

Sin embargo, esto no es del todo cierto. La industria del alcohol lleva décadas invirtiendo millones en campañas de blanqueo del alcohol. El marketing que se ha hecho con esta droga la ha convertido en algo casi imprescindible en la vida de la gente. Date cuenta que se consume con toda normalidad a cualquier hora y en cualquier situación. Vete a cualquier bar, Pub o local y podrás ver a personas consumiendo alcohol. En la calle también lo verás, sin contar los restaurantes y sitios donde se hace alguna celebración.

Por tanto, mucha gente se convierte en un candidato a ser alcohólico si no tiene cuidado. Algunos caerán en la adicción y otros no, pero la realidad es que han puesto una potente droga adictiva disponible para que la pruebe todo el mundo. ¿Qué hacen las drogas? Pues enganchar a los incautos que toman una cantidad mayor de la que debería, y el alcohol no es muy diferente. No debería sorprender que si una persona consume una sustancia altamente adictiva acabe teniendo problemas con ello.

Por esto motivo, no me parece justo culpabilizar a la persona alcohólica de todos sus problemas con esa droga. Al fin y al cabo se la llevan metiendo por los ojos desde que era un niño y al final ha caído en la trampa.

La única droga en la que te tienes que disculpar por no tomarla

El otro día vi un programa en el que debatían sobre lo aceptado que está el alcohol en la sociedad. Una de las frases me llamó mucho la atención, y fue que el alcohol es la única droga donde muchas veces hay que disculparse por no tomarla. Esto ocurre sobre todo en las fiestas o celebraciones, donde casi te obligan a brindar con champán, sidra, cerveza o un chupito de licor, y si dices que no quieres, tienes que pedir perdón por no beber con el resto. Es una realidad y nos da una idea de lo que es el alcohol en nuestra sociedad.

De hecho, cuando una persona elige no beber alcohol en muchas situaciones, mucha gente se puede enfadar o preguntarse si tienes algún problema. Es increíble que el hecho de no beber alcohol pueda hacer pensar que se tienen problemas. Por desgracia, es algo más habitual de lo que nos pensamos.

Sin embargo, si la persona no controla la cantidad de la droga que consume se convierte en un ser despreciable y repudiado por todos. No es de extrañar que el sentimiento de culpabilidad de los que han caído en las redes de alcohol se muy fuerte. Sin embargo, habría que señalar a los que han lavado la imagen de esta droga y quieres lo permiten. No todo el mundo estará de acuerdo con esta forma de penar, pero cuando se trata de drogas, hay que decir las cosas claras. ¿Qué piensas tú?